Iglesia de María Auxiliadora

Este convento se construye gracias a Isabel de Palacios Espinosa, quien deseaba fundar una casa de frailes apartada del comercio, ya que su deseo era que le sirviera de sepultura a su familia. Se inauguró en el 1644 y desde el principio se impartía Arte y Teología.

Su fachada, precedida de un pequeño jardín, se encuentra encuadrada por dos pares de pilastras estriadas y en el centro se ubica el vano de acceso, coronado con frontón y hornacina que alberga una pintura de San Juan Bosco con niños. Todo el conjunto parece rematado por una espadaña.

La planta del edificio es rectangular con cubierta plana, mientras que el presbiterio es cuadrangular.

La cabecera aparece presidida por un retablo que procedía de la iglesia de San Miguel. En el interior se conservan varias imágenes, entre la que destaca la de San Pedro de Alcántara y la de candelero de la Virgen Fuensanta, siglo XVIII.

Libre. Sólo fachada.